El turismo en Colombia, con ganas de ser potencia

El año pasado el periódico estadounidense The New York Times, clasificó a Colombia como el segundo destino turístico más atractivo del mundo y no es para menos. La biodiversidad, los paisajes, las ciudades y la cultura colombiana representan lo que de verdad somos como nación. Indudablemente estamos saliendo de un conflicto armado que nos hirió por muchos años, pero llegó la hora de que el mundo entienda que la violencia y el narcotráfico no son características de nuestra sociedad, sino más bien una etapa que estamos superando. Y así está pasando, según las estadisticas del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo de Colombia (MinCIT) la visita de extranjeros no residentes se duplicó desde el 2010 hasta el 2018, año en el que nos llegaron un poco más de tres millones de turistas. Para el economista Camilo Durán de Credicorp Capital Colombia, el turismo es una de las fuentes económicas que más ha aportado y aportará al país después del acuerdo de paz (de ahí la importancia de preservarlo). Sin duda los ciudadanos estamos entendiendo este mensaje, y el turismo del país está escribiendo un nuevo capítulo.


Es evidente que el conflicto armado impidió por mucho tiempo el turismo interno, y cómo no, estigmatizó el nombre de Colombia en el exterior. Antes cuando algún extranjero decía “voy para Colombia”, las respuestas de quienes lo escuchaban variaban entre “¿Estás loco?”, o “te van a secuestrar”, hasta “te van a matar”, y para los locales, por mucho tiempo era impensable tomar carretera pues los actores armados se apoderaron de muchas rutas y regiones. Ahora, extranjeros y colombianos nos sentimos más confiados  para conocer este inmenso y hermoso territorio. En este nuevo capítulo, Colombia no solo es protagonista sino que está de moda; extranjeros y locales han cambiado su percepción del país y están buscando la manera de conocerlo más a fondo. Así que vamos a conocer nuestro territorio y a provocar al mundo de venir a conocernos.


En PLAYBOY Colombia hicimos la tarea de buscar proyectos de turismo locales y alternativos que saben de qué estamos hechos y como misión tienen dar a conocer esa hermosa cara de Colombia a los viajeros nacionales e internacionales.


Roadtrip, por ejemplo, es una agencia que cumple con la misión de revivir espacios y momentos históricos además de tradiciones colombianas. Esta agencia “surge de la idea de recordar la forma tradicional como viajaban antes las familias colombianas, que era por carretera de pueblo en pueblo”, cuenta Darío Flórez, fundador de la agencia. “También nace de un deseo de mostrar a Colombia y conocerla a profundidad, lo que significa interactuar con el territorio, salirse de los caminos tradicionales y también de hablar con la gente autóctona de diferentes comunidades. La idea es que los visitantes se apropien del territorio”. Flórez sabe que cada pueblo tiene algo que mostrar, ya sea en temas de naturaleza, arquitectura, historia o gastronomía y que no hay nadie mejor que sus habitantes para contarlo.


Cortesía Road Trip Colombia


Roadtrip también presta sus redes sociales para que otras agencias o guías turísticos de Colombia ofrezcan sus servicios. Este proyecto lleva un poco más de un año en la constante búsqueda de rutas fuera de los caminos tradicionales para ayudar y trabajar de la mano con nuevas comunidades. “Por ejemplo, en Semana Santa vamos a una expedición por el Eje Cafetero, pero por el antiguo camino del Quindío, este se usó desde la colonia para conectar a Quito con Bogotá. Simón Bolívar usaba esta ruta”, cuenta Flórez. La guerrilla invadió este camino por muchos años, ahora es un espacio para que los visitantes disfruten de su belleza natural única, el santuario de palmas de cera es uno de los atractivos principales, dónde habita el 80 % de esta especie en Colombia. No pierdas esta experiencia llena de paisajes y diversidad cultural.


El turismo urbano también hace parte de esta nueva onda de experiencias para aprovechar nuestro país. Bogotá Graffiti trajo a la capital un estilo de tour que se vive en varias ciudades del mundo pues las considera espacios idóneos para conocer la cultura, la técnica y la historia del street art, esta vez, bogotano. Este tour es gratis y los recorridos se hacen dos veces al día todos los días de la semana. Al final del recorrido se da un aporte voluntario para seguir cosechando el arte urbano.


La idea de este tour nace de dos extranjeros, CRISP un artista australiano y OPEK un escritor de graffiti canadiense, quienes después de vivir y recorrer varias partes del mundo se encuentran en Bogotá y se dan cuenta que la ciudad tiene el potencial para ser la capital mundial del graffiti. “Habían tomado tours de graffiti en otras ciudades y se dieron cuenta de que la calidad del arte urbano de Bogotá es igual o superior a la de otros países”, cuenta Jeffer Carrillo, antropólogo y guía de estos recorridos. El éxito de estos tours ha sido tal que pasó de darse tres veces a la semana a hacerse dos veces al día todos los días. Nunca son menos de 15 personas, la mayoría extranjeros por lo que solo se hacen recorridos en español un domingo al mes, incluso en temporada alta llegan a reunirse hasta 100 turistas para vivir la experiencia. “Siempre tratamos de dividirlos para que todo el mundo disfrute y entienda el recorrido al cien por ciento”, explica Carrillo.


Cortesía Bogotá Graffiti 


A su vez, Sendas es un proyecto nuevo que  le apuesta al ecoturismo y visita lugares “que normalmente no son muy frecuentados, pero tienen una belleza paisajística importante. La idea es que la gente tenga contacto con la naturaleza e involucrar a la comunidad que visitamos, con comida, hospedaje y guías locales, porque ellos son los que en realidad tienen las historias que le dan valor al recorrido”, explica Oscar Javier Gómez, fundador de Sendas.

Aún existe controversia por el arte urbano, pero cada vez es más aceptado y valorado por los turistas y capitalinos. Para Jeffer, “la ciudad rayada transmite el mensaje de que la urbe está viva, que hay alguien que quiere expresarse y reflejan las cosas que están pasando en la ciudad”.  Este recorrido artístico por el centro de Bogotá, y sus manifestaciones artísticas, nos ayudarán a entender mejor la ciudad, el país y la esencia del arte urbano.


En sendas creemos que una de las formas que hay para combatir la desigualdad entre las ciudades y el campo es con el turismo comunitario y bien hecho”, comenta Gómez. Esta agencia de ecoturismo nació de los viajes entre amigos que hacía Gómez, “yo era el que organizaba los viajes, desde el transporte hasta guías y hoteles, me decían Oscar tours”, cuenta el emprendedor.


Fotografía por Oscar Javier Gómez


Pero los colombianos no son los únicos que han visto la importancia del giro en el turismo nacional. Traviat, por ejmplo, es evidencia de que el país se renovó y ahora es una cuna de oportunidades, no solo para locales sino para extranjeros. Santiago Lebrón y Luis Javier Maldonado son dos puertorriqueños que llegaron a Bogotá en busca de un nuevo rumbo, pues el paso del huracán María por Puerto Rico ocasionó una crisis inmensa que no solo dejó a mucha gente sin casa, ni recursos, sino también, como el caso de Santiago y Luis, sin empleo. Decidieron rehacer su vida en Bogotá y después de varios meses convencidos de que tenían que crear su propia empresa, encontraron su camino en el turismo y crearon Traviat, una agencia que se presenta como “un amigo en tu destino”, explica Lebrón. No es lo mismo cuando visitamos solos un destino nuevo, que cuando lo visitamos teniendo un amigo que nos espera.

Sendas se lanzó el 6 de abril del año pasado. Ellos empezaron organizando los viajes y las fechas para que la gente se uniera al plan, pero ahora podrás proponerles tú el plan a ellos, “vamos a empezar a sacar viajes todo el año, por ejemplo, si hay un grupo que quiere una fecha específica también vamos a organizar el viaje, ahora hay que tener en cuenta que hay paseos que son de temporada así que no todos los destinos están disponibles todo el año”. Sendas trabaja con descuentos de fidelidad, así que entre más viajes menos pagas y si llevas gente nueva también tendrás tu recompensa.


“Más que turismo interno, hacemos turismo receptivo. Recibimos turistas extranjeros, la mayoría estadounidenses y puertorriqueños, por la relación directa que tenemos con ellos”, cuenta Santiago. “Nosotros les presentamos Bogotá a través de experiencias más que turísticas, locales citadinas. Nuestros servicios son personalizados, se hacen a la medida del viajero, no trabajamos con paquetes establecidos, sino que escuchamos sus necesidades, gustos e intereses y con esa información creamos un itinerario de viaje para ellos”. La autenticidad es otra característica de esta agencia que, por ejemplo, acompaña las visitas al Museo del Oro por un orfebre, “él conoce el trabajo del oro, por lo que le da una dinámica diferente al recorrido y les da su visión como trabajador de las piezas. Al final la experiencia se complementa con la visita al taller del orfebre donde los turistas conocen cómo se trabajan los metales y pueden elaborar una pieza que al terminar se llevarán como recuerdo”.